HELADO DE ALIOLI

heladoaceitealioli

No es un helado para tomar de postre pero te sorprenderá gratamente su sabor  y es perfecto para acompañar unas hamburguesas de sepia que publicaré dentro de poco. También puede ir bien con pescado y bueno, con muchas cosas más. Seguro que se te ocurre más de una.

El helado lo probé por primera vez en Puertollano. Hubo un concurso de tapas y una de ellas, llevaba helado de alioli.

Me picó la curiosidad y no he parado hasta conseguirlo en casa. He de decir que lo he intentado dos veces y como la primera vez no tuve éxito, cambié los ingredientes quedando como los vas a ver a continuación.

Ingredientes:

200ml de nata (35% m.g)

200ml de leche entera

1 cucharada de miel

100ml de aceite de oliva virgen extra (si es de la variedad arbequina, mucho mejor)

3 dientes de ajo morado

Una pizca de sal

6 yemas de huevo

Elaboración:

En un cazo calientas la nata y la leche con una pizca de sal.

Cuando empiecen a hervir, lo retiras del fuego y cuando haya enfriado un poco añades la miel y las yemas de huevo mezclando a conciencia.

Es importante que esté frío para que las yemas no cuajen y dejen grumos.

Mientras se enfría haces el alioli triturando los dientes de ajo en el mortero con algo de sal para que no se escurran y añadiendo poco a poco el aceite.

heladodealiolireceta

Una vez está hecho el alioli, lo añades a la mezcla y lo ligas todo muy bien con ayuda de unas varillas.

Lo metes en la nevera y cuando esté bien frío se echa a la heladera para que cuaje.

¡Listo!

Notas:

  • Si no tienes heladera, te tocará echar el líquido a un recipiente y guardarlo en el congelador para darle vueltas con una cuchara a cada hora para que quede lo más cremoso posible y evitar que cristalice demasiado.
  • Yo uso la heladera que compré hace bastante tiempo en Lidl y me ha dado buen resultado. No es cara (si no recuerdo mal costó unos 20€) y funciona bastante bien aunque no tiene compresor y debes esperar a que la cubeta se vuelva a congelar para volver a hacer helado, pero a mi eso no me importa y como ya te digo, salgo bastante bien del paso con ella.
  • No he probado a hacerlo con alioli industrial, pero en hacer la cantidad que necesitamos para el helado se tardan tan sólo unos pocos minutos y el sabor del resultado final seguro que es mejor si lo haces con amor y piensas en tus cosas mientras machacas el ajo.
  • Con las cantidades que te doy, saldrá bastante helado. Puedes intentar dividirlas y hacer la mitad.
  • Si quitas los ajos, te quedará un estupendo helado de aceite de oliva que te va a encantar.

Va por ti.

HELADO PACO MÉRSELO EXPRÉS SIN HELADERA

Lo he llamado Paco Mérselo porque la receta me la dió un gran amigo llamado Paco y haciendo una gracia, añadí el resto.
Se puede hacer con cualquier fruta que se os ocurra o mezclar varios sabores si queréis.
La consistencia depende de la cantidad de leche, de si es entera, semi, desnatada o de si usáis nata.
Es cuestión de ir probando y experimentando hasta dar con la consistencia que a vosotros os guste, pudiendo conseguir desde algo parecido a un sorbete hasta un helado.
Ingredientes:
1 plato de moras (pero no muy lleno)
1/2 vaso de leche
2-3 cucharadas de azúcar (ó sacarina)
Preparación:
Congelar la fruta el día de antes.
En el momento de hacerlo la sacaremos del congelador y trituraremos mucho todos los ingredientes juntos echando la leche poco a poco para no pasarnos con la consistencia.
¡Y ya está! no hay más secreto.
Os aseguro que sale un helado muy rico con un sabor marcado a la fruta que uséis.
Lo importante es que la fruta esté congelada. Ahí está el secreto.
Al de mora le he tenido que echar algo más de azúcar porque las moras de morera son más bien sosas.

El de naranja está muy rico, probablemente sea el que más me ha gustado junto con el de mora. También lo he probado con limón, con mandarina, con fresa y con cerezas.El de naranja o el resto de las frutas:

1 naranja troceada y congelada
1 chorrito de leche (no hay que congelarla, se echa del tiempo o fría)
Azúcar

Si tenéis Thermomix, mucho mejor.

La cantidad de leche depende de vosotros. Hay que jugar con las cantidades hasta dar con la consistencia deseada.

Se puede acompañar con unos corn flakes.