RECETA DE CABRA MONTÉS CON ACEITE DE HIERBAS Y CARDAMOMO. BROCHETAS.

recetascarnecaza

Estas brochetas hechas con hembra de cabra montés son más bien un capricho de mi hermano. Un día se presentó con un jamoncito ya deshuesado y limpio y me dijo lo de siempre: “¡a ver si haces un pincho con esto!” Y claro, dicho y hecho.

Se que a much@s de vosotr@s no os gusta la carne de cabra, pero no pasa nada, ya que la misma receta se puede hacer con cualquier otro tipo de carne. No he probado con cerdo ni con pollo, pero tampoco debe quedar mal. Aunque por el sabor del aceite de hierbas, creo que queda mejor con carnes rojas.

La carne de cabra montés es muy dura y para quitarle fiereza a su sabor y hacerla más tierna, suelo meterla en leche y dejarla ahí toda la noche. Es muy magra y con muy poco contenido en grasa, como toda la carne de caza mayor.

Si la marinas en vino, lo que haces es potenciar el sabor de esta carne que ya de por si es fuerte, pero claro, esto depende de los gustos de cada uno y de la receta, claro está.

recetascabramontes

Ingredientes:

800g de cabra montesa

Leche entera para cubrir la carne (sólo en caso de usar carne de monte)

Ralladura de lima o de limón (opcional)

Brochetas de madera o metálicas

     Para el aceite de hierbas y cardamomo (ver la receta aquí), pero necesitas:

Cilantro, perejil, cardamomo, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta y pimentón.

aceitedehierbasycardamomo

Elaboración:

Limpias bien la carne y la troceas en dados tamaño bocado.

La echas a un recipiente y la cubres con leche.

macerarcarneleche

Tapas el recipiente con film transparente y lo llevas a la nevera. Debe estar ahí entre 8 y 10 horas y la escurres muy bien después de este tiempo.

Cuando llegue el momento, haces el aceite de hierbas y cardamomo tal y como explico aquí.

Una vez hecho el aceite, te aseguras de apartar una o dos cucharadas por persona con alguna más de regalo ;) y usas el resto del aceite para marinar la carne durante 4 horas como mínimo.

Pasado este tiempo, enciendes el horno y lo pones a 220º.

Mientras se calienta, pinchas la carne en las brochetas y finalmente las horneas hasta que estén doradas. No olvides darle la vuelta para que se doren ambas caras.

Usa la rejilla del horno.

Una vez estén hechas, las sacas y las colocas sobre una fuente.

Les echas el aceite que habías reservado por encima y si te apetece, espolvoreas algo de cáscara de limón o de lima.

Ya verás el sabor tan agradable que tiene.

Notas:

Las cantidades que vienen en la receta del aceite de hierbas y cardamomo son para 400g de carne.

Si usas brochetas de madera, no olvides meterlas en agua durante algunas horas. Yo uso un vaso de tubo y coloco encima un platito para asegurar que las brochetas quedan sumergidas del todo.

Es una receta ideal para hacer en la barbacoa, pero también se puede hacer sobre la rejilla del horno o en una sartén.

cabramontesrecetascaza

La otra opción es freír la carne en la sartén con el mismo aceite en el que se ha marinado y servirlo en alguna fuente.

aceitehierbasmarinarcarnecaza

La ralladura de limón se la puedes añadir al aceite, pero personalmente, prefiero espolvorearla cuando la carne ya está hecha.

Para ver más recetas con carne de caza, pincha aquí o busca en el lateral superior derecho de esta página donde pone “busca por categorías”.

Va por ti.

BROCHETAS MORUNAS DE ARRUÍ

El arruí o carnero de berbería es un bóvido, especie de cabra montés, con largos flecos de pelo suave en la garganta, pecho y patas delanteras. Es típico de las zonas montañosas del desierto del Sahara, pero en España, también lo tenemos.

Su carne tiene un sabor muy fuerte, más intenso que la de corzo, y más aún si se trata de un macho adulto, como es lo normal cuando se consigue un arruí, por eso, lo mejor es comerla muy aliñada. 

En un principio, iba a preparar estas brochetas con carne de cordero, pero hace unos días mi hermano se presentó en casa con un trocito de carne de arruí  y me dijo: -¡A ver si haces algún pincho con esto!.

Vinieron a mi mente las brochetas, que en Marruecos se hacen también con carne de cordero, camello o cabra, y el arruí es, al fin y al cabo, una cabra.  Así que, manos a la obra.

Imaginad una noche en el desierto, una caravana de tuaregs acampados en un oasis y cenando dentro de sus jaimas, algunas de ensueño, otras, no tanto….

Ingredientes:

500g de Carne picada de arruí *ver notas al final
1 Cebolla morada grande o cebolletas muy picadas
1 Cucharadita de comino (no más de dos)
1/2 Cucharadita de Ají en polvo o en sustitución Tabasco o similar.
2 Cucharadas de Hierbabuena fresca muy picada
1 Huevo
5 Cucharadas de pan rallado

Preparación:

Se pica la carne y se limpia bien de nervios, si los tuviese. (depende de la parte que se use)

En un bol se van poniendo todos los ingredientes y se mezclan muy bien a mano.

Se deja reposar unas doce horas en la nevera.

Al día siguiente se hacen unas bolas del tamaño de una nuez.

Se ensarta una bola en cada brocheta (*ver notas al final) y apretándolas un poco se les da forma como de croqueta pero no las dejéis muy finitas. La carne debe pegárse a la brocheta. No debe ir pinchada. (No olvidéis mojar las brochetas antes de ponerlas al fuego si son de madera).

Se hacen en la barbacoa o en una plancha, dándoles vueltas hasta que estén a vuestro gusto.

Las presentáis sobre una fuente o plato de cuscús. Es muy fácil hacerlo. Sólo hay que comprar un paquete de cuscús y seguir las instrucciones.

También se pueden freír unos aros de cebolla enharinada para acompañar o servírlo todo como en la foto, pinchadas en una piña o sobre unas hojas de col o berza. Como os parezca bien..

Todo ello acompañado con la salsa Harissa (aquí). En esta ocasión y para aprovechar la rodaja de piña que he cortado para que apoye bien en la fuente, la he triturado con la salsa y sólo os puedo decir que la combinación de la piña con el sabor de la harissa, es perfecta.

Nota:

Como es complicado conseguir esta carne, podéis cambiarla por la que os guste, siendo más recomendable la de cordero.

En lugar de hacer brochetas se les puede dar forma de hamburguesa y hacerlas a la plancha.